Como sabes al firmar un crédito hipotecario se contraen una serie de obligaciones estipuladas en el contrato que se deben cumplir en los plazos y en la forma requerida; además de aceptar ciertas cláusulas que la institución financiera podría poner en marcha en caso de atraso o incumplimiento de éstas, unas de las más importantes son aquellas relacionadas con el impago del préstamo otorgado.

Si bien a nadie le gustaría verse en la difícil situación de no poder pagar su hipoteca, considerando que son préstamos a largo plazo, es probable que durante la vida del crédito surjan situaciones, que podrían impactar nuestras finanzas para bien o para mal, e incluso, poner en riesgo el patrimonio familiar.

¿Qué puede pasar si no pago o me retraso?

  • Cobro de intereses moratorios. El monto de estos cargos extra te lo debe proporcionar la institución desde la firma del contrato.
  • Novación. El crédito puede ser renegociado bajo otras condiciones.
  • Embargo y subasta del inmueble. La institución financiera podría llegar a emprender acciones legales para ejercer la garantía del préstamo y el inmueble sería puesto en subasta para su venta, en caso de no llegar a un acuerdo y que el impago de cuotas exceda el límite estipulado.
  • Entrega el inmueble por dación. En posible cancelar la deuda entregando el inmueble, sin embargo, esto implica que además de perder la propiedad, también se pierde el enganche y los pagos mensuales que ya se hayan realizado.

Sin embargo, antes de llegar hasta este límite y verse obligado a tomar una decisión desesperada existen las siguientes alternativas:

  1. Puedes solicitar una reestructura de deuda con la institución financiera con la que contrataste el crédito o un refinanciamiento con alguna otra, bajo las condiciones que se ajusten a tu nueva situación y te permitan hacer frente a los pagos, ya sea con otros plazos o cuotas más pequeñas.
  2. Si el crédito te fue otorgado por una institución pública y perdiste tu empleo, pregunta si cuentan con algún fondo de protección de pagos u otro tipo de beneficios para conocer los detalles para poder aplicarlo. Para créditos con entidades privadas existen seguros de desempleo que algunas instituciones exigen contratar al inicio del crédito, si no lo incluye es recomendable valorar la opción de contratar uno antes de firmar el acuerdo. Si bien este tipo de seguros te protegen durante varios periodos durante la vida del crédito, las condiciones varían de acuerdo a la aseguradora o institución que los otorga.
  3. En caso de fallecimiento del titular del crédito, es importante saber que los beneficiarios pueden hacer efectivo el seguro de vida para anular la deuda y cancelar la hipoteca. Este seguro está incluido en todos los créditos hipotecaros y cubre desde invalidez total o permanente, hasta diferentes causas de muerte.

Asimismo, es importante señalar que, si por el contrario, durante la vida del crédito tu situación económica mejora, existe la posibilidad de realizar amortizaciones anticipadas o aportaciones extraordinarias que te permitan acortar los plazos para liquidar el crédito antes de lo estipulado y por consiguiente, reducir el cobro de intereses.

Por todo la anterior, es recomendable que antes de tomar una decisión definitiva sobre el tipo de hipoteca a contratar, se conozcan a detalle las condiciones, los beneficios y los compromisos que implican cada una de ellas, así será posible comparar y elegir la más conveniente, ya que cada institución fija lineamientos específicos en caso de que se llegara a presentar una situación de esta naturaleza.

Con 40 años de experiencia, en Cibergestión by BC somos líderes en la originación y formalización de créditos hipotecarios en América Latina.

¡Conócenos! http://www.cibergestion.com #SomosCibergestion!

Comments are closed.