Si uno de tus propósitos para el 2018 es comprar una casa o departamento, estás a tiempo de establecer estrategias que te permitan ahorrar el capital inicial que requieres para solicitar un crédito hipotecario.

Todo crédito hipotecario requiere un capital inicial que está conformado por el enganche –la cantidad de dinero con la que tienes que contar para obtener el crédito y que, en general, debe de ser de entre el 10 y el 20%–, y otros gastos que incluyen:

  • Comisión por apertura de crédito (entre el 1 y 3% del valor del inmueble)
  • Impuestos, gastos notariales y de escrituración (entre 5 y 7% del valor de la vivienda dependiendo del estado)
  • Avalúo comercial

Una vez que hayas analizado el mercado inmobiliario y determinado, a grandes razgos, cuál es el monto que requerirías para comprar un inmueble con las características que requieres, establece estrategias claras de ahorro como:

  1. Haz un plan para liquidar tus deudas lo más pronto que puedas.
  2. Abre una cuenta de ahorro especial para que no tengas la tentación de usar el dinero que vas ahorrando para otros fines.
  3. Haz un presupuesto de tus gastos mensuales fijos y ponte una meta realista de lo que puedes ahorrar mensualmente.
  4. Elimina aquellos gastos que no son necesarios, pon especial énfasis en pequeños gastos que realizas diariamente sin pensar en cuánto representan al mes, como comprar café o cigarros o tomar taxis.
  5. Deja para después compras y servicios de lujo, como comidas y viajes. ¡Vale la pena el esfuerzo!
  6. Si recibes dinero extra –como comisiones, pago de utilidades y aguinaldo– ahórralo.
  7. Suma los ahorros de tu pareja.
  8. Busca trabajo adicional o de fin de semana que puedan apoyar tu meta: da una clase, prepara alimentos para vender entre tus allegados o vende algún producto en tu oficina.
  9. Si pagas una renta considera la posibilidad de mudarte a una vivienda más barata por un tiempo, esto te permitirá hacer un ahorro considerable.
  10. Utiliza tu subcuenta de vivienda de Infonavit o Fovissste, es posible que a lo largo de tu vida laboral hayas ido acumulando un ahorro que los institutos de vivienda guardan en tu subcuenta de vivienda. Éste se forma con las contribuciones que tus patrones han abonado y equivale al 5% de tu salario integrado. Este ahorro puedes usarlo para:
    • Sumarlo a un crédito hipotecario que te permita ampliar tu capacidad de compra para una mejor vivienda.
    • Usarlo como garantía en caso de que solicites un crédito a una entidad financiera que tenga convenio con el organismo de vivienda.

En Cibergestión by BC ayudamos a los bancos a facilitar sus procesos de originación de créditos hipotecarios y creamos sistemas de vanguardia para autorización en línea para la banca en México y Latinoamérica.

Comments are closed.