Desde muy pequeños los niños aprenden, juegan y se divierten, pero ¿qué tal si al mismo tiempo empiezan a invertir parte de su tiempo en aprender sobre cosas útiles que los preparen para el futuro? Diversos estudios sobre finanzas personales aseguran que los niños que saben administrar ingresos y gastos crecen mejor preparados para el futuro y aprenden a tomar mejores decisiones en cuanto al uso de su dinero, siendo más previsores y logrando unas finanzas sanas a lo largo de su vida adulta.

Te presentamos algunas formas para enseñarles, desde una temprana edad, el valor del dinero y la importancia del ahorro:

Dales una cantidad de dinero periódicamente.

La costumbre de darles “domingo” o “mesada” puede ser una buena práctica si aprovechamos para explicarles la importancia del ahorro, del buen manejo de sus finanzas y otros temas, acordes a su edad.

Alimenta el cochinito

Aunque es una alternativa poco novedosa, no por ello deja de ser efectiva. Los expertos coinciden en que la mejor alternativa es regalarles una alcancía o un contenedor, de preferencia transparente para que pueden ver cómo evolucionan sus ahorros con el paso del tiempo. Más adelante puedes abrirle una cuenta de ahorro o enseñarlos a invertir su dinero.

Ahorrar puede ser divertido.

Los juegos de mesa son ideales para reunir a la familia y qué mejor si nos ayudan a inculcar el valor del dinero de una manera lúdica. Jugar turista o Monopoly es una manera divertida de pasar el tiempo y aprender a manejar el dinero.

Establece objetivos.

Define con ellos objetivos que los alienten a guardar su dinero, por ejemplo, ahorrar para comprarse algo especial que deseen desde hace tiempo. Es importante que los plazos que establezcan no sean muy largos, ya que la tolerancia en los niños puede ser difícil de manejar y deben ver claramente los frutos de su esfuerzo para no desalentarse.

Enséñales que el dinero es producto del esfuerzo.

Los adultos trabajan para ganar dinero y los niños deben saberlo. Ellos han de comprender que lo que poseen tienen que ganárselo. Una forma de lograrlo es asignarles tareas sencillas más allá de sus obligaciones diarias o alentarlos a elaborar algún platillo u objeto para vender entre sus conocidos.

Otras formas de ahorrar.

En la actualidad existe o debería existir una mayor conciencia por el cuidado de los recursos. Déjales ver que ahorrar no solo se trata de dinero, también existe el ahorro de agua, gas y electricidad, etcétera. Explícales que al cuidar los recursos no solo generarán un ahorro familiar sino que, además, es benéfico para el planeta.

Platicar con los más pequeños sobre finanzas puede parecer algo complicado, sin embargo, introducirlos poco a poco en este mundo y de acuerdo a su edad, nos dará la oportunidad de “construir” unos cimientos fuertes para que entiendan su utilidad y adquieran conocimientos sobre la mejor forma de gestionar su dinero para alcanzar sus metas y objetivos, además de sembrar en ellos el hábito del ahorro y la inversión. Aprovecha este principio de año para generar hábitos positivos en ellos. Ten presente que los niños disfrutan y aprenden de todo lo que se hace en familia y, ¡muy importante!, no olvides predicar con el ejemplo.

¡Conócenos! #SomosCibergestión.

Comments are closed.