Hasta hace algunos años la tecnología aplicada al hogar era un lujo solo para gente de alto poder adquisitivo y limitado al mercado residencial nuevo como parte del proyecto inicial del arquitecto, sin embargo hoy en día existen soluciones integrales para departamentos y casas ya construidos, con un mercado potencial que abarca todas las generaciones, desde los más pequeños, pasando por jóvenes inmersos en las últimas innovaciones y nacidos con “un chip” integrado, hasta personas con capacidades especiales o de la tercera edad que requieren servicios especiales de seguridad en el hogar o, incluso, las mascotas (existen sistemas que permiten que el perro, por ejemplo, salga o entre de casa a comer cuando sus dueños se encuentran de vacaciones).

La integración de la tecnología en el diseño inteligente en los hogares es cada vez más común. Si bien como tal el término no es todavía tan conocido, la domótica comprende todos aquellos sistemas capaces de automatizar una vivienda o edificación de cualquier tipo. Y es que, además de comodidad y bienestar, integrar este tipo de servicios interconectados por medio de redes interiores y exteriores de comunicación, cableadas o inalámbricas, supone una gestión energética más eficiente y mayor seguridad para sus habitantes. Entre las aplicaciones y ventajas que conlleva la domótica al usuario encontramos:

  1. Programación y ahorro energético.- Se basa en la gestión eficiente de este recurso, es decir, empleando medidas que disminuyan el consumo energético a través de dispositivos con interruptores controlados por medio de telefonía móvil o Wi-Fi o sensores de movimiento, temperatura o humedad. De esta forma es posible programar y racionalizar las cargas eléctricas mediante la desconexión de equipos de uso no prioritario o la programación de sistemas de alto consumo energético. Con la instalación de un sistema domótico en una vivienda, se puede conseguir un alto porcentaje de ahorro energético, lo que se traduce en un mayor cuidado del medio ambiente y, además, lo que todos buscamos en un hogar, pagar menos en las facturas de luz, agua y gas.
  2. Seguridad.- Incorporar alarmas de intrusión, detectores volumétricos o perimetrales, detectores de calor o fugas de gas, acceso a cámaras IP, y alertas médicas o de teleasistencia, entre otras aplicaciones, a nuestra red de seguridad implica no solo proteger los bienes patrimoniales, sino la seguridad personal y la vida de todos los ocupantes.
  3. Confort y entretenimiento.- Además del ahorro energético, no hay que olvidar que esta gestión inteligente hace que la vivienda se convierta en un espacio más cómodo, puesto que se gestionan de forma automática algunas actividades rutinarias. Hoy en día, pulsando un único botón puedes encender la televisión, escuchar tu música favorita en en tu lugar favorito del hogar, bajar las persianas, apagar las luces y asignar a tu vivienda la temperatura deseada.
  4. Accesibilidad e inclusión.- Si bien el objetivo de estas tecnologías es favorecer la autonomía personal, independientemente de su condición de enfermedad, discapacidad o envejecimiento, sin duda el uso de aplicaciones o instalaciones de control remoto conllevan una gran oportunidad de autonomía personal para personas con limitaciones funcionales, o discapacidad.

Los servicios que ofrece la domótica aplicada al hogar son cada vez más demandados debido a los beneficios que conllevan a la vida diaria ya que permiten que haya un mejor uso de la energía, así como la inclusión de una mayor seguridad, comodidad y comunicación entre el usuario y todos los sistemas de su hogar.

Si quieres que tu nuevo hogar sea inteligente, en Cibergestión apoyamos a las entidades bancarias en México a facilitar sus procesos de originación de créditos hipotecarios, nuestro liderazgo y amplia experiencia en el sector nos permite otorgar 7 de cada 10 créditos. ¡Conócenos! http://www.cibergestion.com #SomosCibergestión!

Comments are closed.